Biografía

Nació en Sax el día 27 de Enero de 1.851, en la calle San Pascual nº 2. Hijo de Pedro Estevan Mira (de oficio tejedor) y de Josefa Joaquina Alpañés Martínez. Por línea paterna era nieto de Pedro Estevan “el tío bellota” y de María del Rosario Mira y por la materna de Juan Alpañés Enezo (carpintero de oficio) y de Josefa Joaquina Martínez. De su abuelo materno aprendió el arte de la ebanistería, oficio este por el que también ha pasado a la historia sajeña. Su infancia transcurrió en el seno de una familia sencilla y humilde, de hondo carácter religioso, no en vano en su familia habían dos sacerdotes: D. Cristóbal Estevan Mira y D. Laureano Alpañés Martínez, ambos tíos carnales de Pedro Estevan, de hecho fue bautizado por este último. Residió a lo largo de su vida en varios domicilios: calle del Pozo nº13 (1860-1864), calle Santa Bárbara nº1 (1865) y a partir de 1873, cambia su residencia a su casa natal situada en la calle San Pascual, lugar donde también tenía el taller de carpintería.

SAX (Alicante) a finales del siglo XIX
SAX (Alicante) a finales del siglo XIX

Desde muy pequeño mostró unas dotes y un talento especial para la música, se decantó por el clarinete agudo, instrumento conocido popularmente como requinto, del cual llegó a ser un autentico virtuoso. Por este motivo fue apodado a partir de entonces por los sajeños con este apelativo y no por el apodo familiar de “bellota”. De hecho, tal era la devoción hacia el requinto que posteriormente compondría varias piezas en exclusiva para el lucimiento de este instrumento en algunas de sus composiciones. En su juventud estudió y tuvo una gran amistad con uno de los mejores compositores españoles de todos los tiempos, el villenense Ruperto Chapí Lorente, coetáneo de nuestro protagonista ya que ambos habían nacido en 1851. En la familia cuentan una anécdota sobre este tema: “…con quince años, Chapí se fue a estudiar música a Madrid, Pedro también se quiso ir, pero su madre se paso días y días llorando, así que lo dejo pasar y no se fue.

Estudió sus primeras letras con el añorado maestro sajeño de mediados del siglo XIX, D. Pedro Valera Herrero y muy posiblemente, se iniciara en la música de la mano del también compositor sajeño, D. Francisco Gil y Gil, director y maestro de la Banda de Sax entre 1851 y 1874. Es precisamente en este último año cuando tenemos por primera vez una constancia escrita de su larga trayectoria musical: en septiembre ya figura como “encargado” (director) de la banda de música en los archivos municipales y donde también se refleja el cambio de director en la banda local. Concretamente la cita está redactada en un asiento de gasto del Libro de Intervención de 1875: “… A Pedro Estevan Alpañés, encargado de la música de esta población, por tocar la misma en la manifestación hecha con motivo de la toma del castillo y ciudadela de la Seo de Urgel… 20 pesetas”. Hemos de mencionar que a finales de 1874 se produce una cambio significativo en el seno de la banda de música de Sax y que marcaría la carrera musical de nuestro protagonista: su presidente Mariano Marro deja el puesto a Francisco Estevan Mira “frasquito el bellota”, tío paterno del Maestro Requinto, y ese mismo año se traslada a Petrel el entonces director, Francisco Gil y Gil, quedándose vacante la dirección de la banda. Los músicos sajeños sabedores de los méritos de Pedro Estevan y de sus dotes, tanto musicales como humanas, deciden nombrarlo director, puesto que ocupó en la banda hasta su marcha a Orán. En esta época el Maestro Requinto ya se había iniciado en la composición de obras. Sus primeras partituras fechadas –y únicas-  son: “Tanda de Valses” (con variaciones para requinto, 1.876) y “Villancico a 2 voces” (1.877).

Pedro con su mujer Joaquina Gil y sus hijas Adela y Emilia
Pedro con su mujer Joaquina Gil y sus hijas Adela y Emilia

Un año antes de tomar posesión como director de la banda, el 2 de junio de 1874, Pedro Estevan contrajo matrimonio en Sax con Joaquina Gil Carrión de cuyo matrimonio nacieron tres hijas: Emilia (1876-1907?, casada con Julio Moreno Peláez), Adela (1879-1950, soltera) y Marina (1891-1966, casada con Manuel Ruzafa Moscoso). A lo largo de toda su vida, el Maestro Requinto compaginó la música con su oficio de carpintero, herencia familiar que le venía por parte materna, concretamente por su abuelo Juan. Pedro Estevan Alpañés nos dejó también testimonio de su vena artística en el desarrollo de su trabajo, la ebanistería, como aún pueden apreciarse en las puertas fabricadas por el maestro y que el pueblo de Sax aún ha logrado conservar, siendo actualmente unas verdaderas obras de arte del siglo XIX como la puerta del actual Ayuntamiento (1883, proveniente de la antigua Casa Consistorial),  la de la Comparsa de Garibaldinos o las excepcionales puertas talladas de las casas situadas al final de la calle Mayor, concretamente en los números 35, 36 (de 1882) y 37. A finales del siglo XIX, Pedro Estevan recibió el encargo del Ayuntamiento de construir un “puente provisional” ya que tras las riadas del rió Vinalopó de 1898 y 1899, el anterior realizado en piedra quedó totalmente arrasado. Esta obra sería su trabajo más importante de cuántos construyó e ideó, no en vano fue tal su destreza a la hora de su construcción y montaje que el puente provisional de madera duró cerca de veinticinco años, hasta que fue sustituido a finales de 1925 por uno realizado con elementos férreos. También hemos de mencionar que talló en 1905 la puerta de la “Casa Los Giles” en la Colonia de Santa Eulalia.

En 1908, la banda sajeña pasó a denominarse oficialmente como “Sociedad Musical La Primitiva” y con este motivo se realizó una excepcional fotografía de toda la banda, siendo este el primer y único retrato donde podemos ver al Maestro Requinto ataviado de músico, con batuta en mano, y rodeado de sus cuarenta y un músicos. Hemos de indicar que desde la fundación en 1889 de una segunda banda en Sax, conocida por “la Nueva o la Moderna” y patrocinada por los directivos del Teatro Echegaray, el Maestro Requinto como director de “la Vieja o la Primitiva” entró en una permanente rivalidad y que sin duda alguna elevó el nivel musical en Sax –cerca de cuatro décadas- hasta que en 1929, ambas bandas se fusionaron y se fundó oficialmente la actual “Unión Musical y Artística de Sax”. Sobre 1914, se produjo un hecho relevante y cómo no, histórico: Pedro Estevan Alpañés, deja definitivamente Sax para trasladarse a Orán (Argelia) con su hija Adela, que residía allí y trabajaba como profesora de piano.

Pedro Estevan Alpañés
Pedro Estevan Alpañés

Pedro Estevan, ya sexagenario, decide hacer el último viaje de su vida. La marcha del maestro conmocionó a la población sajeña, acostumbrada a sus acordes y enseñanzas desde que se hiciera cargo de la dirección de la banda en 1875; toda la vida dedicada en cuerpo y alma a su pasión, la música. En 1952, con motivo del centenario de su nacimiento –erróneamente lo celebraron un año después-, el Ayuntamiento de Sax y en colaboración con los músicos sajeños, procedió a la colocación de una placa conmemorativa en su casa natal sita en la calle San Pascual y también se acordó que una de sus composiciones más emblemáticas, el pasodoble “SAX”, pasase a ser declarado oficialmente como Himno de Sax y así poder perpetuar la memoria del ilustre y querido maestro.

Falleció en Orán (Argelia) el 14 de agosto de 1934, a los ochenta y tres años, siendo enterrado en tierras africanas junto a su inseparable y querido compañero, su requinto.